69855 elnoticiero2017 06 27 18h58m18s893.cropped

Magistrado Sala Constitucional dice que han exi...

69889 lt.cropped

A la Tenchis le salieron unos 'gringos' en su v...

69859 elnoticiero2017 06 27 19h26m54s861.cropped

Diputados dicen que podría reformarse ley de ex...

69886 pri 44729227.cropped

En China, un padre lleva a su hija enferma term...

69887 captura de pantalla 2017 06 28 a la%28s%29 13.48.27.cropped

Hospital Zacamil problemática personal

La momia 728x90 ok d6fa61ad562fc1c6dad1e41c089447a9ec62aa1c14431256ac5bf7fb96a1074c
72 banner medio la mentira.cropped
Demetrio Asúnzolo llega a Pueblo Alegre, una pequeña y remota localidad en el estado de Jalisco, donde su querido medio hermano, Ricardo Platas, vive y trabaja cultivando agave; allí, Demetrio descubre con horror que Ricardo se ha suicidado después de que una mujer le rompiese el corazón. Poco a poco, y gracias a la ayuda de los habitantes (que en un inicio se muestran hostiles pero terminan ofreciéndole su amistad), Demetrio logra juntar las pistas que lo llevó a la tragedia. Su investigación lo conduce hasta la Ciudad de México, a la mansión de los millonarios Fernández-Negrete, donde Ricardo había sido durante un tiempo un trabajador de buena confianza. Según la información que ha conseguido, la mujer por quien Ricardo se quitó la vida vive en esa casa y su nombre empieza por V, pues le dejó a Ricardo gabriel una carta de despedida firmada con esa letra y un broche en forma de V. La mujer también le dejó una fotografía suya, pero estaba en tan mal estado, que no se le podía ver la cara. Demetrio acude a una fiesta en la mansión Fernández-Negrete y allí conoce a Verónica y Virginia Fernández-Negrete, ambas primas hermanas y sobrinas de los señores Teodoro y Sara Fernández-Negrete. Sin saber cuál es la culpable, Demetrio es engañado tras una serie de coincidencias y rumores y termina creyendo que la mujer a la que busca es Verónica. Así, comienza su plan de venganza: primero coquetea con Verónica, la seduce y hace que se enamore de él para luego pedirle matrimonio. Después de la boda, prácticamente la secuestra y la lleva al pequeño pueblo donde Ricardo se suicidó, decidido a hacerle la vida imposible y vengarse por el suicidio de Ricardo. Poco puede imaginar Demetrio, al igual que Verónica, que en realidad los dos son víctimas de Virginia, cuya cara angelical esconde un espíritu perverso. El propósito de Virginia es casarse con Juan, su primo, para así cambiar su estatus de sobrina y pasar a ser la señora Fernández-Negrete por partida doble y así quedarse con toda la fortuna de la familia. Cuando Demetrio descubre la verdad, todo parecerá perdido, pues Verónica lo abandona por no haber confiado en ella y haberse dejado engañar por las malas artes de Virginia. Por ello, Demetrio tendrá que luchar muy duro para recuperar su amor.