72052 article foot 1 0810.cropped

Daban el adiós a su padre de 85 años, pero lo q...

72053 noticia 187541 captan supuesto beso entre justin y su pastor.cropped

Justin Bieber y su pastor generan tremenda cont...

72054 1503161832 brasil.cropped

La nube apocalíptica que generó pánico en los h...

72055 1502843807 750234 1502844652 noticia normal.cropped

Director de 'Annabelle' mandó a llamar a un sac...

72050 15.cropped

La quinceañera Rubí Ibarra terminó humillada po...

69363 morsa.web detail

¿Lo viste? Mira cómo luce ahora el protagonista del aterrador vídeo "Obedece a la Morsa" después de 10 años (FOTOS)

Esmitv

El viral ‘obedece a la morsa’ fue uno de los videos que más conmoción causó entre los usuarios de redes sociales hace casi una década. Sin embargo, la apariencia del protagonista de la extraña grabación ha cambiado completamente.

 

Johnnie Baima, personaje que aparece haciendo unos raros pasos de baile, se ganó un rótulo diabólico y hasta ‘macabro’ por el video que se ha convertido en uno de los más famosos con el pasar de los años. 'Obedece a la morsa' -'Obey the walrus'- era el nombre de esta pieza que también circulaba mediante las famosas ‘cadenas’ de correo electrónico. En esta se veía una mujer extremadamente delgada que intentaba bailar, aunque algún tipo de deformidad en su cuerpo la limitaba en demasía.

 

 

La música infantil de fondo le daba un toque espeluznante lo que hizo que hasta se crearan historias de maldiciones y hasta persecución de sectas satánicas contra los usuarios de redes sociales que lo vieran.

 

Sin embargo, a pesar de todos estos rumores, son muy pocos los que conocen la historia de Johnnie Baima (quien también se hace llamar Sandy Crisp). Él había grabado esas imágenes para una película autobiográfica titulada ‘La Diosa Coneja’ (‘The Goddess Bunny’).

 

Su aspecto se debe al polio que padece y, según medios estadounidenses, había sufrido abuso sexual en su niñez. Ahora tiene 57 años y pese a que su enfermedad ha avanzado, se ve de mejor semblante en sus fotografías en Facebook. Su extrema delgadez también quedó atrás.