76001 elnoticiero2017 11 20 18h36m19s410.cropped

Ministro de Seguridad reacciona a comentarios d...

76006 elnoticiero2017 11 20 19h12m26s398.cropped

BID planteó posible recorte presupuestario de 2...

76003 elnoticiero2017 11 20 18h40m46s239.cropped

Reacciones ante reprobación de Fomilenio II sob...

76004 elnoticiero2017 11 20 18h42m20s055.cropped

Lo que debe enfrentar una pareja para adoptar u...

75968 20171120 084802.cropped

Adiós a una estrella: México estremecido por la...

73063 re.web detail

Esta monja se ha hecho famosa por lo que carga en sus manos tras el devastador huracán Irma (VÍDEO)

Esmitv

En Florida, y en Georgia y Carolina del Sur, las imágenes de los trabajadores de emergencia y de primeros auxilios nos dan aliento con sus historias de heroísmo que son bienvenidas en medio de las secuelas que ha dejado el huracán Irma.

 

Pero entre los uniformes habituales -los de la policía, los bomberos y los paramédicos- se destaca el hábito de una monja. Ver a una monja armada de una sierra de cadena cortando árboles caídos en el condado Dade en Florida no es lo primero que nos viene a la mente tras un desastre así.

 

Un oficial de policía fuera de servicio del condado Miami-Dade capturó el video de la monja manejando una sierra de cadena, y compartió el video en la cuenta de Twitter del departamento el martes.

 

El tuit de Miami Dade Police Dpt. fue compartido en CNN donde la hermana Margaret Ann contó en una entrevista cómo decidió que haría lo que ella le pide a sus alumnos en la escuela secundaria Arzobispo Coleman F. Carroll en West Kendall: que hagan lo que puedan por ayudar a otras personas que lo necesitan, y que ella lo podía hacer también con la sierra que vio en un closet de la escuela donde trabaja.

 

 

Sor Margaret Ann no sabe cuando su escuela volverá a abrir, pues el acondicionador de aire fue dañado durante el huracán. Además, los árboles caídos cubren seis de los 40 acres de la escuela, y una pared resultó derribada. Pero las ramas caídas pueden lesionar a alguien, y las autoridades tienen mucho por delante y su ayuda puede tardar en llegar.